Texto de Pilar Rahola en La Vanguardia

Veure tema anterior Veure tema següent Ir abajo

Texto de Pilar Rahola en La Vanguardia

Missatge  poseidon el Dv 03 Jul 2009, 09:28

El latrocinio legal

Pilar Rahola | 02/07/2009 | Actualizada a las
02:18h

Dicen que surgen de la sociedad civil, que no
pertenecen a ninguna familia política y que nadie los ampara, más allá
de su propia voluntad. Un vistazo a su web, Nosuccessions,
permite intuir el carácter popular de la iniciativa y, a juzgar por las
primeras impresiones, se presentan con ganas de hacer ruido.

"Impost de successions, peatge de la mort",
podría ser el lema de los autobuses-anuncio que quieren pasear por
Barcelona, si la recolecta popular les da alguna alegría
presupuestaria. De momento son más de un millar de personas, con muchas
ganas y más razones, dispuestos a emular a David ante la Goliat
Generalitat, y noquearla con este indecente impuesto.

Más allá
del éxito que tengan en su iniciativa, cabe aplaudir este intento
organizado de protestar contra una maldad impositiva, cuyo objetivo
recaudador pasa por encima del sentido común, la protección del
patrimonio y la salud económica de miles de ciudadanos.

Es, de
todos los impuestos, el más injusto, el más desproporcionado y el que
más daño hace a miles de familias, a las que agrede fiscalmente en
momentos generalmente delicados. El hecho de que Catalunya sea una de
las pocas comunidades que se emperra en mantenerlo con toda su
contundencia impositiva, lo convierte en una especie de lacerante seña
de identidad, y no precisamente en el sentido de los sueños de Francesc
Pujols.

Que si el filósofo de la Torre de les Hores creía que
los catalanes, por ser catalanes, lo tendríamos todo pagado en el
mundo, los filósofos del Pati dels Tarongers lo entienden en sentido
contrario: ser catalán es pagar más, pagar más injustamente y pagar más
gratuitamente. Un chollo de patria. Hablemos del impuesto de
sucesiones.

No sólo representa otro agravio comparativo con el
resto de autonomías, cuyo respeto por las herencias familiares resulta
bastante más notable, sino que es un castigo económico de tal magnitud
para las familias, que puede llegar a ser una carga mortal. ¿Cuántas
personas han tenido que vender el piso, a la muerte del familiar, por
no poder asumir este impuesto? Herencias familiares cuidadas en el
tiempo, lentamente conseguidas, generalmente único patrimonio dejado en
herencia, y que son dilapidadas, no por el hereu escampa de turno, sino
por la voracidad depredadora del Gobierno amigo.

Lejos de que la
Generalitat tutele y proteja la capacidad patrimonial de los catalanes,
se dedica a desprotegerla, trocearla y, en el mejor de los casos,
diezmarla seriamente. Es un impuesto que ataca al corazón de la clase
media y, por tanto, a la buena salud del segmento central de un país.
Y, a todas luces, es un impuesto que produce dolor y, a menudo,
desespero. ¿Por qué se empecina, este progre-solidario tripartito, en
mantenerlo? Se me ocurren muchos motivos, y ninguno es justo.
__________________________________________________________________


http://www.lavanguardia.es/lv24h/20090702/53736882941.html

poseidon

Nombre de missatges : 123
Fecha de inscripción : 23/04/2009

Veure perfil de l'usuari

Tornar a dalt Ir abajo

Veure tema anterior Veure tema següent Tornar a dalt


 
Permisos d'aquest fòrum:
No pots respondre a temes en aquest fòrum