11/04/2011 - Opinión - Mas en el país de 'nyerros i cadells'

Veure tema anterior Veure tema següent Ir abajo

11/04/2011 - Opinión - Mas en el país de 'nyerros i cadells'

Missatge  Montser el Dt 12 Abr 2011, 09:17

LA VANGUARDIA.ES
Opinión
Mas en el país de 'nyerros i cadells'
PUblicado 11/04/2011
Antoni Puigverd

La obsesión contemporánea por la velocidad choca con la crisis

La obsesión contemporánea por la velocidad choca con la crisis. Es una crisis sistémica, profunda, que no se ventilará en un par o tres de años, como soñábamos cuando estalló la burbuja. Es una crisis que requerirá tiempo, es decir: aguante, paciencia, perseverancia. Pero estas virtudes están muy lejos de ser actuales. Desaparecieron hace años de nuestro vocabulario cívico. Durante décadas, el sistema económico y el entorno cultural que lo ha hecho posible han enfatizado los valores de la velocidad, la prisa, la inmediatez. La gimnasia económica del deseo ha propiciado una cultura de la incontinencia. Sin tiempo para digerir los goces, protecciones y seguridades de nuestro sistema de vida, los ciudadanos de Occidente hemos desarrollado en las últimas décadas un sentido compulsivo de la prisa, una irrefrenable adicción a la rapidez, una verdadera intolerancia a la espera. Tal visión desbocada de la existencia se exaspera ahora en el pozo sin fondo de la crisis. ¿Cómo aceptar que la política no puede fabricar un Deus ex machina capaz de arreglar la economía en un periquete? Si ya es difícil reconocer que todo lo que poseemos vale un 40% menos de lo que creíamos, más inaceptable nos parece reconocer que no existen soluciones mágicas.

En el ámbito de la política catalana, tal visión desbocada de la existencia se traduce en la conversión de los cien días de cortesía en un examen de final de carrera. Los cien días de tregua eran una costumbre europea que hemos incorporado con nuestra habitual exasperación. En la Catalunya de los nyerros i cadells tres meses de respeto al nuevo Gobierno parecen demasiada concesión. El Govern de Artur Mas apenas ha contado con tregua crítica: ya en la misma sesión de investidura, los distintos oradores de la oposición se atrevieron a vacilar a un president cuyo grupo dobla en votos y escaños al principal partido de la oposición. Le afearon sus primeros gestos, nombramientos y proyectos. Aquel ruido crítico era visible en el tono irritado que el portavoz socialista ha destilado desde el primer momento (Quim Nadal es sin duda un actor notable de la escena catalana, adornado por un bello currículum, pero en Girona le conocemos también por su incapacidad para aceptar que la realidad de las cosas no termina allí donde sus ojos alcanzan). Por supuesto: criticar es legítimo. La oposición es libre de imitar a Bilardo, coriáceo entrenador argentino: ¡al adversario ni agua! Es lícito imaginar que con la que está cayendo la mezquindad será premiada.

Mientras tanto, el Govern de Mas ha dedicado los tres meses a diagnosticar la deprimente realidad económica. Obedeciendo el mandato inexcusable de los mercados, de Bruselas y de Madrid, intenta por primera vez en la historia de la Generalitat recortar gastos para poder hacer frente a los servicios básicos que presta y a la onerosa deuda acumulada.

La ilusión con que estos días los partidos opositores reciben las lógicas alarmas y quejas procedentes principalmente de los hospitales permite deducir que el Govern está solo ante los peligros de la crisis y que los tres partidos del anterior Govern creen que el ruido crítico les devolverá la confianza negada con dolorosa rotundidad por los ciudadanos en los recientes comicios. El momento es agrio. Si la oposición busca recuperar el favor de la ciudadanía mediante un fuerte marcaje crítico, el Govern no se permite ni una sola alegría populista. No acaricia a los ciudadanos. Al contrario: a la manera de Dante, se ha dedicado a narrar la infernal coyuntura que nos aflige. En estos tiempos de impaciencia, en lugar de adular, Mas se atreve a formular a los ciudadanos una pregunta moral: ¿podemos seguir hipotecando el futuro de las nuevas generaciones?

El límite de los cien días no coincide con el examen de fin de carrera. La evaluación de la tarea del Govern llegará con las elecciones. Aunque un par de años antes, a media legislatura, ya será posible evaluar con verdaderos datos si la severidad contable del Govern se ha cargado realmente el sistema hospitalario; y si ha desmantelado, como se dice, el estado social. Osi, por el contrario, ha conseguido relanzar las energías catalanas de nuevo hacia la prosperidad.

Puesto que esperar estos dos años, en la cultura de la prisa, parece algo inconcebible, o sospechoso, apuntaré dos características de este Govern que invitan a fruncir el ceño. Una de ellas es la falta de severidad con que se juzgó a sí misma la vicepresidenta Ortega (para ser creíble, la severidad no puede tener excepciones: véase la irritación que suscita el billete de lujo de los europarlamentarios). La dureza del momento planea también sobre la supresión del impuesto de sucesiones, decisión valiente y justa (nadie, ni el rico, debe pagar dos veces) que debería compensarse con alguna medida demostrativa de que todos, también los ricos, asumen el compromiso del sudor y las lágrimas. La otra característica inquietante del Govern guarda relación con un viejo vicio del nacionalismo. El PSC sólo se comprometerá con el Govern si percibe que no será barrido en el empeño. Liderar el país exige concesiones políticas, no sólo argumentos contables. El PSC necesita también reconocimiento. Error histórico de Pujol fue hurgar en las contradicciones del socialismo catalán. Hurgar en ellas beneficia electoralmente a CiU; pero es suicida desde una visión amplia de la catalanidad.

Leer aquí: http://www.lavanguardia.es/opinion/articulos/20110411/54138742722/mas-en-el-pais-de-nyerros-i-cadells.html

Montser

Nombre de missatges : 4636
Fecha de inscripción : 08/05/2009

Veure perfil de l'usuari

Tornar a dalt Ir abajo

Veure tema anterior Veure tema següent Tornar a dalt


 
Permisos d'aquest fòrum:
No pots respondre a temes en aquest fòrum