03/04/2011 - Política - Los 80 km/h y el impuesto de sucesiones, entre los principales tropiezos del Govern

Veure tema anterior Veure tema següent Ir abajo

03/04/2011 - Política - Los 80 km/h y el impuesto de sucesiones, entre los principales tropiezos del Govern

Missatge  Montser el Dg 03 Abr 2011, 11:14

LA VANGUARDIA.ES
Política
Los 80 km/h y el impuesto de sucesiones, entre los principales tropiezos del Govern
Publicado 03/04/2011
Silvia Hinojosa

Ortega tuvo que pedir disculpas por poner en su currículum 'psicóloga' a falta de dos asignaturas

Lo prometido es deuda, y a veces también una fuente de complicaciones y enredos. El Govern acababa de cumplir un mes cuando se vio en dificultades a cuenta de la supresión del límite de 80 km/h en las grandes vías de acceso a Barcelona, uno de los compromisos estrella de Artur Mas en la campaña electoral. La puesta en marcha de la velocidad variable tuvo un arranque accidentado, con un tira y afloja entre los departamentos de Territori y de Interior a cuenta de un parte meteorológico que recomendaba posponer la medida, y que puso en evidencia que el Govern necesitaba mejorar su comunicación, dado que no tiene competencias sobre anticiclones. La confusión en torno a la supresión de los 80 acabó restando valor a la promesa cumplida y fue uno de los primeros tropiezos del Govern. Pero no ha sido el único en estos primeros cien días, una frontera simbólica que el gabinete de Artur Mas cruzará el próximo jueves.

El día anterior, miércoles 6 de abril, el president hará su propia valoración del arranque del mandato y anunciará su hoja de ruta, que se verá condicionada por la proximidad de la cita electoral de mayo, la complicada relación con el Gobierno español y el sacrificio presupuestario. Los recortes en las finanzas de la Generalitat están siendo un lastre en la acción del Govern y en su proyección pública y amenazan el guión de Mas. Hace casi cuatro años, en el momento de hacer balance de sus primeros cien días, el socialista José Montilla se proponía blindar a Catalunya de la crispación política española; por esas fechas había pedido ya a varios ministros respeto al Estatut y había experimentado los primeros encontronazos con sus socios de ERC e ICV. Pero nada que ver con el anticipo que tuvo Pasqual Maragall, hace siete años, de lo que sería su mandato: “Difícilmente se encontrará a un gobierno que haya dispuesto de cien días de gracia tan parecidos a la desgracia”, resumía en su balance el entonces president tras el terremoto del caso Carod, que tendría réplicas en los días siguientes.

Si Maragall tuvo un guión de vértigo, Mas ha tenido algún capítulo de final inesperado, como en las mejores series.Un nombramiento frustrado del Departament d’Interior propició diversas semanas de suspense, desde que trascendió que Xavier Crespo, alcalde de Lloret de Mar, sería el nuevo secretario de Seguretat, hasta que el propio Crespo renunció a su “posible nombramiento” por causas personales. La gestión de este episodio es otro de los tropiezos del Govern de CiU: Crespo llegó a presentar su renuncia como diputado, dio marcha atrás tres días después, y el asunto incluso fue objeto de una pregunta a Mas en la primera sesión de control en el Parlament, en la que el president derivó la responsabilidad en el conseller Felip Puig. Mandos de los Mossos habían objetado un exceso de altos cargos para oponerse al nombramiento.

En los días que siguieron al llamado caso Crespo, la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, se vio en dificultades, con el mal trago de reconocer que “había un error” en su currículum y no es licenciada en Psicología sino que le falta una asignatura y media. La vicepresidenta pidió disculpas por un asunto que resultaba especialmente delicado al haber trascendido unos días después de que en Alemania el ministro de Defensa se viera forzado a dimitir por haber plagiado su tesis doctoral, pese a ser el político alemán más valorado. El president Mas dio por buenas las disculpas de Ortega y explicó que le dijo: “En la vida, si te equivocas, lo tienes que reconocer y tienes que pedir disculpas”.

En el arranque del mandato, Mas ya tuvo que leerle la cartilla a uno de sus cargos de confianza, Oriol Pujol, presidente de CiU en el Parlament, por haber asegurado que la situación financiera de la Generalitat era “tan dramática” que prácticamente no se podían pagar las nóminas. El portavoz del Govern enmendó a Pujol y dio garantías de cobro a los funcionarios, y el propio Mas aprovechó una reunión de la ejecutiva de CDC para regañarle. Con éxito. Pujol no ha vuelto a salirse del guión.

El último traspié de los cien días ha sido a cuenta de la eliminación del impuesto de sucesiones, otro de los anuncios estrella de Mas durante la campaña con los que el Govern ha acabado haciéndose un lío. Durante varias semanas, distintos portavoces de CiU y del Govern ofrecieron versiones contradictorias sobre el alcance de la medida, y al final el president tuvo que hacer oír su voz por encima del galimatías y reafirmar su compromiso de suprimir todo el tributo –menos una parte residual, ya que es un impuesto estatal–, con carácter retroactivo al 1 de enero, y antes del 22-M.

Leer aquí: http://www.lavanguardia.es/politica/20110403/54135716477/los-80-km-h-y-el-impuesto-de-sucesiones-entre-los-principales-tropiezos-del-govern.html

Montser

Nombre de missatges : 4636
Fecha de inscripción : 08/05/2009

Veure perfil de l'usuari

Tornar a dalt Ir abajo

Veure tema anterior Veure tema següent Tornar a dalt


 
Permisos d'aquest fòrum:
No pots respondre a temes en aquest fòrum