13/02/2011 - Política - Catalunya tiene los impuestos más altos de España

Veure tema anterior Veure tema següent Ir abajo

13/02/2011 - Política - Catalunya tiene los impuestos más altos de España

Missatge  Montser el Dl 14 Feb 2011, 09:00

LA VANGUARDIA.ES
Política
Catalunya tiene los impuestos más altos de España
Publicado 13/02/2011
Jordi Barbeta

Con la financiación de Euskadi o de Extremadura, en vez de déficit tendría superávit de 2.000 millones | La sanidad catalana tiene un déficit de 850 millones

Catalunya, Balears, València y Madrid son las comunidades autónomas que más impuestos pagan a la Hacienda estatal, pero los catalanes tienen además el privilegio de tener los tipos impositivos más altos de España. El tipo marginal máximo del IRPF en Catalunya se sitúa en el 49%, el nivel más alto de toda España. Mientras Madrid, La Rioja, Murcia y Valencia han reducido los tipos del IRPF, Catalunya los ha incrementado. No es el único caso, pero la vicepresidenta económica del Gobierno español, Elena Salgado, sostiene que todavía “hay margen” para que los catalanes paguen más impuestos y ha provocado una tormenta política, porque Catalunya es la única comunidad autónoma que ya los ha subido todos, menos uno, el impuesto de sucesiones, que el tripartito redujo, cuando otras comunidades autónomas ya lo habían suprimido.

“Afortunadamente, en la sociedad española todavía tiene muchos márgenes, pero el margen que no tiene es que los catalanes tengan que pagar aún más impuestos”, ha declarado a La Vanguardia con la moderación que le caracteriza Andreu Mas-Colell, que además de ser el conseller de Economia, está considerado el economista español más reconocido en el mundo.

El president de la Generalitat, Artur Mas, rechazó de plano un nuevo incremento fiscal por razones económicas, pero hasta los socialistas catalanes rechazaron la idea también por prudencia política. Mas sostiene, igual que varios economistas, que más impuestos ahogaría a las empresas, impediría la reactivación y no serviría para reducir el déficit, sino para aumentarlo. Pero, además de este argumento clásico, el president y también los socialistas catalanes vienen a coincidir en que otra subida de impuestos podría resultar “una imprudencia”, en un momento en que está cuajando en la opinión pública catalana un sentimiento generalizado de “fatiga fiscal” y de “abuso” que pone de manifiesto la enorme diferencia entre los que pagan los catalanes y lo que reciben a cambio en forma de prestaciones, lo que ha dado en denominarse “déficit fiscal” y que los sectores soberanistas denuncia como “el expolio”.

HAN SUBIDO TODOS LOS IMPUESTOS MENOS UNO. Los catalanes pagan más por el Impuesto sobre la Renta, por sucesiones y donaciones , para financiar la sanidad, por las transmisiones patrimoniales y por la matriculación de vehículos. Son prácticamente todos los impuestos que dependen de la Generalitat y que el tripartito ya se vio obligado a incrementar cuando advirtió la crisis financiera que se le venía encima. No aumentaron esos impuestos, al menos como lo hizo Catalunya el resto de comunidades autónomas: Los ciudadanos de Catalunya pagan más ahora por este concepto que los ciudadanos de Madrid, Valencia, Euskadi y Navarra.

El déficit sanitario
. Los catalanes también pagan más para financiar su sanidad y, en cambio, la sanidad catalana está infrafinanciada respecto a otras comunidades y no puede ofrecer las mismas prestaciones. Catalunya introdujo el céntimo sanitario hasta el nivel máximo permitido. Es una de las seis únicas comunidades que ha creado este tributo pero es la la comunidad que lo ha puesto a un nivel más elevado, 2,4 céntimos por litro de carburante. El déficit más preocupante que ha de resolver el nuevo Govern de la Generalitat es el de la sanidad, que presenta un desfase de 850 millones de euros. Es una cifra descomunal. Sin embargo, si la sanidad catalana tuviera la misma financiación por habitante que el País Vasco, en vez de déficit, la sanidad catalana tendría 2.000 millones de superávit, haciendo el cálculo con datos de 2009 del ministerio del ramo. Catalunya tuvo entonces una financiación sanitaria de 1.295 euros por habitante y año, mientras que la del País Vasco fue de 1.675 euros por barba. El concierto económico le proporciona sólo en este ámbito sanitario 380 euros más por persona y año. Pero con la financiación de Extremadura, que no tienen concierto económico -1.658 euros por habitante- la diferencia por persona sería 363 euros y el superávit de la sanidad catalana se quedaría en 1.900 millones de euros. “La de gente que podría cambiar de sexo gratis con ese dinero”, suelen bromear los médicos catalanes aludiendo a las nuevas prestaciones que se han incorporado al sistema en varias comunidades.

Menos prestaciones
. Las dificultades financieras de la Generalitat le impiden plantear prestaciones sociales que sí ofrecen otras comunidades autónomas con menor nivel de renta y cuya financiación depende de las aportaciones solidarias de las comunidades más dinámicas como Catalunya:. Por ejemplo, en Galicia, la Rioja y Castilla-La Mancha han puesto en práctica programas para la gratuidad de los libros de texto escolares. Y todas las comunidades autónomas regalan los ordenadores portátiles a los alumnos de secundaria. Catalunya es el hecho diferencia. Las familias tienen que pagar la mitad. Andalucía dispone además de transporte escolar gratuito desde los 3 años hasta el bachillerato. En diversas comunidades autónomas aunque no en todas se han implantado desgravaciones fiscales por ayuda doméstica, por adopción internacional, para gastos de guardería. En Catalunya no hay nada de eso.

El culebrón de las becas
. Una de los traspasos más trabajados por todos los gobiernos de la Generalitat desde la transición ha sido el de las becas, pero aún está pendiente y eso que el Tribunal Constitucional se pronunció a favor del traspaso. Mientras el traspaso no llega, resulta que Catalunya concentra el 18% de los estudiantes españoles, pero sólo reciben beca el 5% de los estudiantes catalanes de primaria y de ESO. En España, cobran beca o alguna ayuda el 17% de los estudiantes de bachillerato y formación profesional. En Catalunya, sólo el 6,3%. En este caso, más que Madrid, donde sólo estudian con beca el 5,4%. En Euskadi son el 16,3% y en Andalucía, el 26,3%.

El coste de la vida. Además de la presión fiscal y de las prestaciones sociales, incide en ambos ámbitos el hecho de que el coste de la vida es también más caro en Catalunya. Según el informe de la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS) la variación catalana del IPC fue en el último trimestre del año pasado de 2,7. Los precios más altos afectan especialmente a gastos básicos como la vivienda, pero afectan también a las prestaciones. Por ejemplo, los recursos que el Estado aporta para pagar una plaza en una residencia para una persona dependiente cubre entre el 80% y el 90% del coste total en Asturias, Extremadura o Galicia. En Catalunya apenas alcanza a pagar la mitad.

A todo tren. Hay otras diferencias de precio menos comprensibles. El coste por kilómetro del tren de alta velocidad de Barcelona a Madrid y viceversa es un 10% más caro que el de Valladolid a Madrid, un 27% más caro que el de Málaga y un 41% más caro que el de Sevilla. Estos datos los ha suministrado la propia Generalitat que ha estudiado el hecho diferencial ferroviario llegando a conclusiones pintorescas. De los trenes que se construyeron en la década de los 70, el 40% circula por Catalunya, mientras que en Madrid sólo representa el 9%. Lo que significa que en la región de la capital circulan más trenes y más modernos.

Más peajes. Hay otros gastos específicos en Catalunya que no son impuestos, pero que los catalanes han de soportar más que en otras comunidades. El gran tópico son los peajes. Catalunya es, por supuesto, la comunidad que tienen más en cifras absolutas. En cifras relativas le supera La Rioja, la única comunidad con la que Catalunya comparte el honor de tener más kilómetros de peaje que sin peaje. En el conjunto de España, el 20% de las vías de gran capacidad son de peaje. En Catalunya, la proporción se eleva al 50%.

La inmigración. Uno de los impactos que han afectado a la prestación de los servicios sociales en Catalunya es el aumento de población por el fenómeno de la inmigración que ha disparado el gasto en sanidad, enseñanza, servicios sociales y otras prestaciones. Catalunya ha acogido más inmigrantes que ninguna otra comunidad autónoma. El censo de 2009 cifra en 1.189.279 los trabajadores extranjeros empadronados en Catalunya, Madrid queda muy cerca, pero el País Vasco registra casi diez veces menos.

El déficit fiscal. Al final todo se resume con la cuentas del déficit fiscal, la diferencia entre lo que pagan los catalanes y lo que reciben a cambio. Según la balanza fiscal publicada por el Ministerio de Economía, que es el estudio que da la cifra menor de todos los publicados, el déficit alcanza el 9% del PIB catalán. Son 18.000 millones de euros y unos 2.400 euros por persona y año. Para una familia de cuatro miembros, son casi 10.000 euros una cantidad superior a la cuota anual de las hipotecas que se están pagando ahora mismo. Catalunya es la cuarta comunidad en términos de PIB por habitante, pero es la octava en términos de renta familiar bruta en poder de compra. (Datos Funcas).

El economista Xavier Sala- Martín, de la Columbia University, suele describir la situación así: “Hay países, como Estados Unidos, en el que se pagan pocos impuestos y se obtienen pocos servicios a cambio; Hay otros, como Suecia, en el que se pagan muchos impuestos y reciben muchos y buenos servicios a cambio. Catalunya es un fenómeno insólito porque paga muchos impuestos pero obtiene muy pocos servicios a cambio”.

Leer aquí: http://www.lavanguardia.es/politica/20110213/54114087359/catalunya-tiene-los-impuestos-mas-altos-de-espana.html

Montser

Nombre de missatges : 4636
Fecha de inscripción : 08/05/2009

Veure perfil de l'usuari

Tornar a dalt Ir abajo

Veure tema anterior Veure tema següent Tornar a dalt


 
Permisos d'aquest fòrum:
No pots respondre a temes en aquest fòrum