16/01/2011 - Economía - Mas-Colell: "La prioridad ahora es restablecer la salud de las finanzas públicas"

Veure tema anterior Veure tema següent Ir abajo

16/01/2011 - Economía - Mas-Colell: "La prioridad ahora es restablecer la salud de las finanzas públicas"

Missatge  Montser el Dg 16 Gen 2011, 11:10

LA VANGUARDIA.ES
Economía
Mas-Colell: "La prioridad ahora es restablecer la salud de las finanzas públicas"
Publicado 16/01/2011
Manel Pérez , Ramon Aymerich

El conseller de Economia i Coneixement enumera las prioridades de esta legislatura, que en la primera mitad se verá dominada por un gran objetivo: restablecer el equilibrio de las finanzas públicas

Hombre de respuestas meditadas y largos silencios, Andreu Mas Colell enumera las prioridades de esta legislatura, que en la primera mitad se verá dominada por un gran objetivo: restablecer el equilibrio de las finanzas públicas.

¿Tiene usted ya un diagnóstico del momento en que se encuentra la economía catalana?


Querría ser muy prudente y afirmar que, como mínimo, hemos tocado fondo, y que la situación empieza a mejorar. Estamos hablando, seguramente, de una recuperación bastante plana, lenta, pero los factores del entorno son buenos. El mundo va hacia delante y Europa también. Se están haciendo algunas de las reformas necesarias y se actúa con decisión política. Por lo tanto, hay perspectivas de crecimiento. Tendremos un 2011 difícil, pero espero que el 2012 ya empiece a presentar signos de recuperación clara. En el caso de Catalunya, la exportación puede ser un motor de crecimiento. Y cuando digo exportación, quiero decir y enfatizar que las ventas al resto de España también son exportación. Y el turismo también lo es, como cada vez más lo serán las exportaciones de servicios con alto contenido tecnológico. No todo el mundo puede hablar de recuperación gracias a las exportaciones.

¿Quiere esto decir que el escenario en el que usted se mueve es mejor que el que afrontó su antecesor, Antoni Castells?

Vayamos por partes. Por un lado, tenemos la economía del país, donde podríamos decir que el escenario en el que nos encontramos está más cerca de la recuperación del que tenía el conseller Antoni Castells. Por otro lado, esta conselleria es responsable de las finanzas públicas catalanas. Y en este sentido, me temo que el reto es considerable. Y sin intención de comparar, no lo tengo más fácil. La situación es complicada y dominará durante dos años el trabajo diario de esta casa, que deberá concentrarse en restablecer la salud de las finanzas públicas de la Generalitat.

Eso de que el restablecimiento de la salud de las finanzas públicas deba ser la materia central de este departamento, suena muy crudo…


Sí, claro. A mi me gustaría pensar en el horizonte 2020, como se hace para Europa. Para el 2020, el objetivo sería una Catalunya con empleo de alta productividad. A cuatro años vista, el objetivo es reducir el paro. Y en dos años, debemos restaurar las finanzas públicas.

Usted habla de dos años para restablecer el equilibrio de las finanzas del sector público. ¿Es realista ese horizonte en las condiciones actuales del mercado?

Depende de cómo se mire. Restablecer el equilibrio quiere decir, si vamos a lo esencial, llegar a un nivel de endeudamiento de la Generalitat estable y sostenible. No podemos tener una situación permanente de incremento de deuda. Estabilizar las finanzas quiere decir eso. Si llegamos a un déficit del 1% y a una cifra de endeudamiento que no sea excesiva, podremos decir que las finanzas de la Generalitat están en situación estable. En el documento que nos trasladó el gobierno anterior ya se nos advirtió que el déficit de 2010 superaría entre 0,7% y 0,9% el objetivo previsto del 2,4% del PIB. La documentación que vamos analizando estos últimos días de cierre del ejercicio, nos indica que la diferencia será más bien del 1,2%. Por lo tanto, acabaremos el año con un déficit del 3,6%, unos 7.200 millones de euros. En este 2011, el déficit deberá ser inferior. ¿Cuán inferior? Este es un gobierno nuevo que no tiene compromisos adquiridos. Asume la realidad, pero no es responsable del pasado. Su único compromiso es con la austeridad, la creación de confianza y la credibilidad. Se hará un esfuerzo de contención de gasto muy importante, que hemos situado alrededor del 10% respecto al 2010. Será un ajuste intenso y será la primera vez que la Generalitat presentará un presupuesto inferior al del año anterior.

¿Por qué se mueven todavía con cifras poco precisas?


Nos comprometemos con lo que depende de nosotros, que es el gasto. No puedo decir todavía nada sobre los ingresos porque hay extremos que debemos concretar. Debemos recordar que toda la estructura de ingresos de la Generalitat cambia este año. En enero ha entrado en vigor el nuevo sistema de financiación y todavía no estamos en condiciones de hacer una estimación exacta de esos ingresos.

Pero, ¿Son incógnitas de tipo político o técnico? ¿Es decir, hay elementos pendientes de negociación con el Estado?

Estamos hablando de aspectos que nos parecen técnicos. No cuestionamos el nuevo modelo de financiación, que consideramos que es insatisfactorio, pero es el que ahora entra en vigor y debemos aplicar.

Hay un tema que desde el punto de vista de los ingresos quizás sea marginal, pero que tiene un alto valor simbólico. Es el tema de las sucesiones. Ustedes hablaron de eliminarlo ¿Cuándo?


De inmediato. El impuesto de sucesiones representa entre 300 y 350 millones de euros. Es un compromiso tomado desde hace mucho tiempo. En un momento en el que el aspecto central de nuestra estrategia es ganar credibilidad y crear confianza. Y empezaríamos con mal pie si no cumpliéramos con ese compromiso. Hay que precisar que la competencia fiscal en este impuesto es muy intensa. No nos podemos permitir el lujo de incentivar la deslocalización de grandes capitales.

¿Y donaciones?

Es diferente. Lo estudiaremos, pero su repercusión económica es menor.

En sus primeras declaraciones señaló que la disponibilidad de liquidez de la Generalitat daba para mes y medio o dos meses… ¿Lo dijo para alarmar o para tranquilizar?


Esto es la normalidad. Pero es obvio que este año deberemos hacer operaciones habituales de crédito y de deuda para cubrirel déficit de 2010, una pequeña parte de 2009, que están todavía pendientes, y el que se genere en 2011. Si hacemos el ajuste fiscal necesario, la institución es sólida.

¿Qué ocurre con los déficit de los años 2009 y 2010?


Hay un aspecto técnico relevante. La deuda necesaria para cubrir el exceso de déficit de los años 2009 y 2010, sobre el que en realidad estaba previsto, está pendiente de autorización.

¿De qué cantidad estamos hablando?

La Generalitat ha tenido en el 2010 un déficit de unos 7.000 millones, que ya ha sido parcialmente financiado. En 2011 necesitaremos también la deuda o el crédito adicional para financiar el déficit que se genere durante este año. La suma de necesidades podría rondar los 11.000 millones. Además, hay que contar con las operaciones habituales de refinanciación.

¿Las cifras del volumen de deuda con respecto al informe del conseller saliente… ¿cuáles son?


Las cifras de deuda son las que da el Banco de España. No tenemos ningún interés en hacer creer que la deuda sea más alta o más baja de lo que es.

Hablemos de las finanzas privadas. Existe una seria inquietud en el ámbito empresarial por la cuestión del crédito bancario.

Ese es un tema muy serio, porque es un obstáculo que puede afectar nuestra capacidad para exportar y crecer. Es un tema que debemos vigilar porque podría frustrar la estrategia de recuperación.

Parece que existe un consenso en que la solución al crédito pasa por la concentración en el sector y por la transformación de cajas en bancos… ¿Cuál es su postura en todo ello?

En este aspecto, tenemos la posición que históricamente han mantenido los diferentes gobiernos de la Generalitat, que no es otra que mantener el máximo poder de decisión empresarial en Catalunya en todas estas operaciones. No nos dedicamos a dibujar mapas, pero sí nos importa que en el proceso no se pierda poder de decisión. Ya ha pasado con dos entidades (Penedès y Laietana) que se han integrado en operaciones más amplias y no nos gustaría que se repitiera. Más allá de esto, parece claro que, en el contexto español, habrá más operaciones de concentración y que están impulsadas por una necesidad clara de recapitalización por parte de las entidades financieras en general. Las cajas, por su naturaleza misma, no están diseñadas para atraer capital externo.

Pero ustedes pierden capacidad de maniobra. El sistema cajas en Catalunya jugaba un papel muy concreto, como en la obra social…


Nada volverá a ser como era en el sistema bancario. Me cuesta creer que en el futuro veamos una sucursal al lado de otra en muchas calles. Creo que la tradición de proximidad al cliente que tenía el sistema financiero español, producto de la existencia de las cajas, no se perderá completamente, pero vamos hacia un mundo en el que la diferencia entre bancos y cajas en su operativa bancaria se irá difuminando.

El gobierno anterior, la conselleria había llegado al punto de retrasar pagos a hospitales y farmacias. ¿Se recuperará la normalidad en los pagos o se mantendrá el retraso?

Este gobierno hace bandera de la credibilidad y por ello mismo no podemos decir que haremos milagros. Aún con la situación fiscal que tenemos, haremos grandes esfuerzos . Somos muy conscientes de hasta qué punto esos retrasos dañan a los proveedores. CiU promovió y votó la ley de morosidad, y por lo tanto, sabemos lo que es eso. Pero tardaremos un poco en llegar al cuadro de honor de la prontitud de pagos. Tenemos un déficit muy elevado y los déficits se cubren por medio de crédito y, parte del crédito, desafortunadamente, es el crédito de los proveedores. No podremos solucionarlo de golpe. Es algo que forma parte del ajuste fiscal de los próximos dos años…

Usted descarta que eso vaya a empeorar…

Lo único que puedo decirle es que seremos muy sensibles a ello. Trataremos de que el pequeño proveedor o la persona cuya vida depende de ello, sea el primero de la lista. También es un tema de prioridades.

En este contexto, la colocación y negociación de la deuda es un elemento clave. Un reparo que se le ponía al anterior gobierno es que al final se le había condenado a negociar en solitario en los mercados, y así acabó con una emisión de deuda a un precio global de 7,75%. ¿Hay alguna manera de replantear la negociación de esa deuda para garantizar una colocación adecuada que no conlleve un coste inasumible? Aunque se deba negociar políticamente con el gobierno central…

Del mismo modo que el gobierno de España es favorable a los eurobonos porque su precio sería intermedio entre el alemán y el español, nosotros seríamos favorables a un sistema en el cual nuestros bonos fueran garantizados o avalados por el gobierno español… es sólo una hipótesis. Pero me temo que de la misma manera que los alemanes no quieren oír hablar de eurobonos, entiendo que el gobierno español tampoco lo haga. Por lo tanto, dudo mucho de que eso pueda ser una opción.¿Qué estrategia queda? Ayudaría que la tempestad de la deuda soberana amaine y los mercados se normalicen. Y esta semana han tenido un buen comportamiento. En este contexto, nuestra estrategia debe ser construir confianza y ser creíbles. Si lo hacemos, podremos apelar al crédito, ya sea el bancario o a las emisiones de bono a largo plazo o a las emisiones de bonos a particulares.

A unos tipos que en el mercado internacional se considerarían de bancarrota…


No estamos en bancarrota. Las emisiones de bonos al público eran una estrategia no probada. Podía fracasar, pero funcionó. Para la próxima que haya, si la hay, sabremos más y podremos afinar y utilizar una estrategia –quizás la de subasta- que nos permita pagar menos…

Llegó usted a hablar en su momento de error de oportunidad...

Hubiera sido mejor una emisión de deuda cuando un gobierno tiene por delante todo un mandato que cuando le quedan dos meses… Pero lo importante es que se ha probado que la venta de deuda a los particulares tiene posibilidades. Si la repetimos, trataremos de que el precio se acerque más al de mercado. Y haremos todo lo posible para que éste refleje un buen nivel de confianza en la Generalitat

Ahora su departamento controlará GISA. ¿Qué cambiará con esta relocalización?


Bueno, hay un cierto error de perspectiva en considerar que si una cosa está en un departamento o en otro va a tener una política diferente. Este es un gobierno muy homogéneo, en el que donde esté Gisa no importa.

En un momento como el actual, ¿qué papel debe jugar el ICF?

Idealmente, estaría bien que el ICF jugara un papel mayor. Cuando mejoremos nuestro sistema fiscal, podremos hacerlo crecer.

¿Se cumplirán compromisos como los de Spanair?

A nosotros nos parece que todo lo que tenga que ver con la conexión física de Catalunya es fundamental. Ya sea corredor europeo, ancho europeo hacia el norte, corredor mediterráneo o un aeropuerto bien conectado. Que haya una compañía de red con base en Barcelona nos parece muy importante. Por lo tanto, desearíamos el éxito y la consolidación de esa compañía. No estoy en condiciones de concretar más.

Leer aquí: http://www.lavanguardia.es/economia/20110116/54101488769/mas-colell-la-prioridad-ahora-es-restablecer-la-salud-de-las-finanzas-publicas.html

Montser

Nombre de missatges : 4636
Fecha de inscripción : 08/05/2009

Veure perfil de l'usuari

Tornar a dalt Ir abajo

Veure tema anterior Veure tema següent Tornar a dalt


 
Permisos d'aquest fòrum:
No pots respondre a temes en aquest fòrum