03/01/2010 - Opinión - Catalunya, urnas bajo sentencia

Veure tema anterior Veure tema següent Ir abajo

03/01/2010 - Opinión - Catalunya, urnas bajo sentencia

Missatge  Montser el Dg 03 Gen 2010, 21:01

LA VANGUARDIA
Opinión
Catalunya, urnas bajo sentencia
Publicado 03/01/2010. Edición impresa, pág 22

ESPERAR y seguir esperando es lo que ha marcado el año político en Catalunya durante el 2009. En balde, se ha esperado la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, que fue aprobado por el Parlament de Catalunya, las Cortes españolas y el pueblo catalán en referéndum. El Alto Tribunal, con un miembro fallecido, otro enfermo, otro recusado y cuatro que deberían haber sido relevados, se ha demorado hasta lo indecible a la hora de emitir el fallo sobre la norma fundamental del autogobierno de Catalunya. El anómalo funcionamiento del órgano que tiene la última interpretación de las reglas democráticas ha provocado un amplio rechazo entre los partidos catalanes y ha proyectado constantes dudas sobre la seriedad de su funcionamiento. En este envite no está sólo en juego el futuro del actual Estatut, también lo está el prestigio y la autoridad del TC. Si hay recorte del texto estatutario, se produciría un choque de legitimidades inédito, extremo que abriría una crisis institucional de efectos incalculables.

El día a día del último año en Catalunya no ha podido sustraerse a estaamenaza. Todas las formaciones parlamentarias han especulado sobre qué caminos tomar ante un bloqueo estatutario que, de hecho, les obligaría a repensar las estrategias seguidas durante la última década. Tras más de un siglo de catalanismo político implicado en la modernización y estabilidad del conjunto español, crece la sensación de que estamos
viviendo el momento más delicado en la resolución de lo que, históricamente, se llamó el encaje del hecho diferencial catalán. Las enormes resistencias de corte centralista a cualquier demanda destinada a mejorar el autogobierno acaban creando malestar y alimentando, paradójicamente, los discursos soberanistas, que se extienden entre nuevos sectores sin llegar a ser mayoritarios. Esto se ha concretado en la puesta en marcha de varias consultas informales de carácter municipal sobre la independencia de Catalunya, que continuarán durante este año, siguiendo ritmos y lógicas que no controlan los partidos, ni siquiera los nacionalistas.

Nuevos candidatos

Inmersos en este clima, los catalanes serán llamados a votar en otoño, si no hay avance del calendario electoral. Los comicios autonómicos se celebrarán bajo el signo de la crisis económica, realidad que hará intersección con el impacto de la sentencia del TC sobre el Estatut, que podría conocerse en breve. Así las cosas, las propuestas electorales deberán moverse en distintos planos a la vez: economía y paro, gestión concreta por ámbitos específicos, y grandes propuestas sobre la mejora o la superación de la vía estatutaria.
El pacto de Vitoria entre PPyPSE también condicionará algunos mensajes.

La carrera electoral catalana tendrá tres nuevos cabezas de lista, lo cual señala una renovación generacional, aunque se trata de personas que ya cuentan con larga experiencia. Joan Puigcercós será el candidato de ERC, Alicia Sánchez-Camacho será la presidenciable del PP, y Joan Herrera estará al frente de ICV. Sólo José Montilla, por el PSC, y Artur Mas, por CiU, repetirán como primeros de sus formaciones. Mientras el actual president aspira a gobernar sin necesidad de un nuevo tripartito, el dirigente nacionalista se enfrenta a su tercera y última ocasión para alcanzar la presidencia. El color del futuro Govern depende de si la
suma que alumbró el primer y segundo tripartito se mantiene, factor unido a los resultados de ERC, la bisagra de este periodo. Por otro lado, varios grupos nuevos intentan entrar en el Parlament, el más activo de los cuales es Reagrupament, impulsado por el ex conseller Carretero. También se especula con los movimientos de figuras como la ex diputada popular Montserrat Nebrera, oel actual presidente del FC Barcelona, Joan Laporta.

El tripartito, cuya posible reedición no goza de mucho apoyo en las encuestas, logró cerrar antes de las vacaciones veraniegas el repetidamente aplazado acuerdo de financiación, que mejora el modelo anterior pero cuyo verdadero alcance no se verá hasta dentro de un tiempo. En la lista de logros también está el traspaso del servicio de cercanías de Renfe, alcanzado recientemente, que también se verá en el futuro si comporta una mejora. Por otro lado, el Ejecutivo Montilla no ha podido evitar las fuertes tensiones internas, en especial las generadas por ICV; los ecosocialistas se desmarcaron del consenso sobre la ley de Educación,
apoyada por CiU, y han planteado una dura batalla sobre la reforma del impuesto de sucesiones. Se ha reducido el ruido, pero el Govern no ha logrado tener una única y clara posición en los asuntos más relevantes.

Ni oasis ni ciénaga

Con el estallido del caso Millet, protagonizado por uno de los nombres más señeros del patriciado barcelonés, se encendieron todas las alarmas y se puso en medio del huracán a dos de los símbolos más queridos del catalanismo cultural, el Palau de la Música y el Orfeó Català. El episodio ha abierto un doble debate sobre la salud de la sociedad civil y sobre el papel de las administraciones públicas y las subvenciones.
Al estupor que causó el caso se sumó, al cabo de pocas semanas, la sorpresa por la llamada operación Pretoria, ordenada por el juez Baltasar Garzón contra una presunta trama de corrupción urbanística. La
detención de políticos municipales del PSC y de ex altos cargos de CiU reabrió la discusión sobre la confusión entre esfera pública y privada, y sobre la necesidad de combatir la desafección democrática con medidas
urgentes y sólidas. En este sentido, la elaboración de la ley electoral catalana, que sigue atascada en el Parlament al igual que la ley de ordenación territorial, ofrece una magnífica ocasión para crear cauces
más transparentes y permeables de representación de los ciudadanos. Es respetable que la Cámara catalana vote sobre las corridas de toros, pero mejor sería atender a otros retos más apremiantes.

Ni el oasis mitificado de algunos ni la ciénaga denunciada por otros. Catalunya, como el resto de España, no queda al margen del fraude y la corrupción, como no está a salvo de la incompetencia, la demagogia o el
populismo. La sociedad catalana acusa signos de fatiga con respecto a la política oficial a la vez que reclama más y mejor política, y espera, para este 2010, liderazgos que la ayuden a recuperar la
confianza.

Leer aquí: http://www.lavanguardia.es/free/edicionimpresa/res/20100103/53859969302.html?urlback=http://www.lavanguardia.es/premium/edicionimpresa/20100103/53859969302.html

Montser

Nombre de missatges : 4636
Fecha de inscripción : 08/05/2009

Veure perfil de l'usuari

Tornar a dalt Ir abajo

Veure tema anterior Veure tema següent Tornar a dalt


 
Permisos d'aquest fòrum:
No pots respondre a temes en aquest fòrum